skip to Main Content


Préstamos y créditos rápidos

Disponer de dinero rápido y en efectivo en momentos de necesidad, cuando el acceso al crédito bancario ha sido vetado por las entidades financieras o se prefiere no recurrir a instrumentos crediticios tradicionales, es clave para poder afrontar pagos imprevistos, facturas inesperadas e incluso los gastos más cotidianos, que en situaciones de dificultad devienen auténticos retos para miles de familias, particulares y profesionales.

Diez consideraciones sobre los préstamos rápidos

Los créditos rápidos son préstamos personales express, de pequeñas cantidades, que se conceden a personas físicas como una alternativa a los productos crediticios ofrecidos por la banca tradicional. Son préstamos que no precisan de avales, y se conceden incluso con un historial de crédito que de otro modo podría impedir superar la fase preliminar de estudio y viabilidad llevada a cabo por las instituciones bancarias tradicionales antes de otorgar cualquier préstamo. Por este motivo, los créditos rápidos son productos especialmente indicados para superar baches financieros puntuales, afrontar pagos imprevistos, o sufragar (o incluso evitar) pequeñas deudas contraídas por no disponer de efectivo en un momento concreto. Son, por todo ello, productos que requieren de un grado especial de compromiso y responsabilidad tanto por parte del prestamista como del solicitante, y en ningún caso se debe recurrir a ellos para solventar situaciones de carencia económica estructural o sufragar deudas generando nuevos endeudamientos que no se puedan resolver en un futuro cercano.

Créditos rápidos: préstamos personales y sin avales

Los préstamos rápidos, aunque sean una opción perfectamente válida para la mayoría de personas que requieren dinero en efectivo de un modo puntual y urgente, no son aptos para todos los casos. Antes de plantearse esta opción, cualquier solicitante potencial debe tener muy en cuenta las diez consideraciones siguientes:

  1. Los créditos rápidos son préstamos rápidos y personales, de pequeñas cantidades, normalmente 300 euros y que aumentan a medida que se afianza la relación entre el cliente y el prestamista.
  2. La concesión de créditos rápidos no está supeditada a contar con avales o con historiales de crédito impolutos. Sin embargo, los datos del solicitante se contrastan con las informaciones con las que cuentan instituciones de crédito como RAI o ASNEF con el fin de valorar el riesgo en cada concesión. Algunas financieras aceptan clientes con registros en estas agencias con límites que varían entre los 300 euros y hasta los 2000 euros.
  3. El solicitante debe actuar en nombre propio, ser mayor de edad y residente en España y poseer algún medio de sustento en forma de retribución mensual del tipo ingresos como sueldo, pagas o pensiones, y debe estar en disposición de poder acreditar estas condiciones.
  4. Los créditos rápidos están especialmente indicados para afrontar pequeñas deudas generadas por pagos imprevistos, y en ningún caso se deben usar para mitigar grandes deudas o subsanar un déficit económico estructural.
  5. Un déficit económico estructural puede ser tener una hipoteca con varios meses sin pagar y haber perdido el trabajo o fuente de ingresos recurrentes.
  6. Abonar facturas puntuales, afrontar reparaciones o reformas de toda índole, contar con efectivo para proyectos personales, familiares o profesionales… todos estos casos entran en los supuestos óptimos para solicitar préstamos rápidos, siempre que se cuente con ingresos suficientes para subsanar la deuda contraída en un breve espacio de tiempo.
  7. Estos préstamos personales rápidos se devuelven en días o semanas, por lo cual el solicitante debe contar con la posibilidad de afrontar los pagos en las fechas fijadas en el contrato.
  8. Las comisiones aplicadas a los préstamos rápidos son habitualmente superiores a los manejados por las entidades bancarias tradicionales. Por este motivo, su devolución en breves espacios temporales es una condición necesaria para evitar la generación de deudas mayores.
  9. En el caso de no poder afrontar los pagos en los términos fijados en el contrato, se debe contactar con la suficiente antelación con el servicio de atención al cliente de la financiera, con el fin de hallar una solución personalizada a cada caso en particular. La comunicación con la entidad crediticia, en cualquier supuesto, es básica y altamente recomendable.
  10. Se debe tener muy en cuenta que, en el momento de solicitar préstamos rápidos —y en el caso de ser concedidos—, se está contrayendo una nueva deuda, por lo cual se apela a la responsabilidad del solicitante, que debe asumir con plena conciencia un compromiso al que tendrá que hacer frente con sus propios medios económicos.
  11. El importe de los préstamos rápidos se ingresa en la cuenta bancaria del solicitante pocas horas después de haber sido aprobada su petición. Es imprescindible, pues, contar con un número de cuenta válido para poder solicitarlo. Adicionalmente algunas financieras requieren los datos de una tarjeta de débito en la tramitación del minipréstamo que será usada luego para cobrar el mismo.

¿Qué son los préstamos rápidos?

Los préstamos personales rápidos o microcréditos que se pueden solicitar en Creditoro.es son, como el nombre indica, pequeños préstamos personales express, es decir, préstamos de pequeñas cantidades que se conceden a particulares y profesionales con interés en acceder a una modalidad de crédito con rápida respuesta. Las características de estos préstamos personales se pueden resumir, en términos generales, del siguiente modo:

  • Son préstamos de pequeñas cantidades (no superiores a 1500 euros).
  • No requieren avales y normalmente se pueden solicitar aun contando con un historial de crédito negativo.
  • Son productos de crédito no vinculados a la banca tradicional.
  • Se trata de préstamos personales que se conceden a personas físicas, mayores de edad y con residencia estable en el país.
  • Las cantidades otorgadas se conceden de un modo casi inmediato, pocas horas después de haber sido aprobada la solicitud y a devolver en breves periodos de tiempo, desde unos cuantos días hasta las pocas semanas.
  • Los intereses aplicados a los préstamos rápidos suelen ser algo superiores a los manejados por bancos y entidades financieras tradicionales, por lo que resulta muy conveniente su rápida devolución.

Los préstamos rápidos son ideales para financiar pequeños proyectos personales, afrontar pagos imprevistos o tener la posibilidad de aplazar los pagos en cómodos periodos (desde facturas de reparación de automóviles, reformas domésticas, libros para la escuela, matrículas de estudios… hasta vacaciones, adquisición de equipos informáticos y un larguísimo etcétera). Sin embargo, se debe tener muy presente que los préstamos rápidos de este tipo no sirven para cubrir cualquier supuesto, ni tampoco son aptos para todos los casos.

Su concesión implica la asunción de una nueva deuda por parte del solicitante, que debe estar en condiciones de poder sufragar en los términos dispuestos en el contrato. Por este motivo, de ningún modo son convenientes para solventar situaciones de deuda crónica o sufragar otras deudas contraídas que no se puedan afrontar de ningún otro modo. La responsabilidad del solicitante y su compromiso con la buena salud de su estado financiero personal o familiar juegan un papel fundamental a la hora de valorar la solicitud de préstamos rápidos como una opción viable e inteligente.

Descritas estas necesarias salvedades, los préstamos personales express representan una opción ideal para disponer de dinero en efectivo en pocas horas, pudiéndose solicitar cómodamente online, cumplimentando un sencillo proceso que conlleva escasos minutos y sin necesidad de disponer de avales.

TAE: Intereses anuales explicados

 

Una de las principales características que distinguen a los préstamos o créditos de otros productos crediticios tradicionales ofrecidos por bancos y entidades financieras, son los altos intereses que normalmente se aplican. Atendamos primero a la cuestión de los intereses anuales porque es un asunto de gran importancia a tener en cuenta para elegir la compañía o la entidad con la que contratar un préstamo personal.

Los intereses anuales, o TAE (Tasa Anual Equivalente), son las tasas que se aplican a las inversiones realizadas o los préstamos concedidos, calculadas para un período de un año (12 meses), y que en el caso de los préstamos a menudo también incluyen los gastos complementarios que se deducen de la prestación del servicio (a parte de las comisiones de estudio, apertura y cancelación). Es, en resumen, el precio que el solicitante deberá pagar por el préstamo que le ha sido concedido, y que deberá sumar a las cuotas de devolución que haya pactado con la entidad emisora o el prestamista en el momento de formalizar el contrato.

¿Cómo se calcula la TAE (Tasa Anual Equivalente) en préstamos rápidos?

La Tasa Anual Equivalente (TAE) se expresa en porcentajes, que pueden variar sustancialmente de una entidad a otra. Es el beneficio y los gastos asociados que dicha entidad o compañía prestamista obtiene con la concesión de cada préstamo, calculado sobre su importe total durante un período estándar de 12 meses (independientemente de si el préstamo se concede por un tiempo superior o inferior a un año).

El modo de calcular el precio de un préstamo en función de la TAE aplicada a cada caso es sencillo y no revierte grandes dificultades. Si nos fijamos en las ofertas de la banca tradicional, vemos que los intereses anuales que actualmente manejan oscilan, en muchos casos, entre el 11 % y el 13 % TAE, a lo que cabría sumar las comisiones de apertura (en muchos casos superiores al 1 %), y en algunas entidades además las comisiones de estudio y de cancelación, que rondan el mismo porcentaje.

Para calcular los intereses anuales de un préstamo personal, es decir, el total de lo que deberemos pagar por el mismo, debemos dividir la cantidad total por las cuotas mensuales, y aplicar la TAE al remanente de capital por devolver en cada una de ellas. Por ejemplo, para un préstamo de 1.000 € a devolver en 12 meses, con un interés del 12 % TAE, aplicaríamos la fórmula siguiente:

  • 1.000 € * 12 % TAE = 120 euros / 12 meses = 10 €, que deberíamos sumar a la cuota de devolución del capital principal, en este caso 1.000 € / 12 = 83,33 €. Así, la cuota mensual de devolución del préstamo tomado como ejemplo sería de 93,33 €.

Como decíamos al empezar, este ejemplo lo tomamos de una oferta tipo que podemos encontrar en entidades financieras tradicionales, y que en el caso de los préstamos personales y créditos rápidos la TAE es habitualmente muy superior. Sin embargo, conviene recordar que las entidades de minipréstamos no cargan intereses a sus préstamos, solo se cobra una comisión por la gestión del mismo, trabajando con cuotas fijas gracias a las cuales se puede disponer de 100 euros por tan solo 1 euro al día.

Préstamos personales online

Bajo el nombre de «préstamos personales online» se agrupan aquellos productos y servicios de crédito (préstamos rápidos, mini créditos…) que se ofrecen por parte de diversas compañías y prestamistas con soporte online y que permiten su solicitud, trámite y gestión completa o parcialmente a través de Internet.

Habitualmente, los préstamos rápidos online se distinguen de otros productos crediticios por no estar sujetos a las condiciones impuestas por la banca y las entidades financieras tradicionales, por lo que normalmente no requieren avales, ni grandes papeleos o eternas burocracias para ser solicitados y concedidos, así como tampoco acostumbran a cobrar comisiones de estudio del riesgo, o comisiones de apertura y cancelación a sus clientes, por lo que resultan especialmente indicados para aquellos que deseen solicitar un préstamo sin complicaciones y devolverlo en poco tiempo, sin tener que dar explicaciones de ningún tipo a su prestamista.

El auge de los préstamos personales express y los créditos rápidos

En los últimos tiempos hemos asistido a un importante auge de los créditos rápidos online. A dicho crecimiento principalmente han contribuido la facilidad de acceso al crédito que suponen, la posibilidad de disponer de las cantidades solicitadas en pocas horas tras ser aprobada la solicitud, la ausencia de requisitos como avales, historiales de crédito impecables y un largo etcétera que, para muchas personas, además de difíciles de cumplir representan un auténtico veto de sus posibilidades de acceso a los productos y servicios de crédito tradicionales, como préstamos personales.

Los préstamos personales rápidos también se caracterizan por ser préstamos de bajas cuantías, normalmente con máximos que rondan los 800 euros, y en algunos casos los prestamistas ofrecen la posibilidad de aumentar estas cantidades a medida que se afianza la relación con el cliente y crece la confianza entre ambos.

Pese a ser créditos y préstamos que se gestionan principalmente a través de Internet, las compañías que ofrecen préstamos rápidos online con un mayor grado de profesionalidad no descuidan otras vías de comunicación con sus clientes y usuarios, poniendo a su disposición números de teléfono, fax, Skype o chat online, así como direcciones de correo electrónico y postal y otros métodos de contacto, tras los cuales un eficiente equipo de Atención al Cliente trata cada caso en concreto para hallar la mejor respuesta a cada necesidad.

Los créditos rápidos son, pues, préstamos personales que se conceden en pocas horas, son accesibles para la mayoría de la población, no confieren ninguna dificultad añadida para el cliente y permiten disponer de dinero en efectivo de un modo casi inmediato para afrontar todo tipo de pagos y percances imprevistos.

¡Consigue dinero rápido hoy mismo!

¿Necesitas dinero rápido, en efectivo, urgentemente? ¿Te agobian los pagos y no sabes cómo llegarás a fin de mes? ¿Te dices constantemente «necesito dinero urgente» pero no sabes cómo conseguirlo? ¡No te preocupes! Si tu situación económica y financiera se ha visto comprometida por algún motivo puntual e inesperado, si los libros de los niños, la matrícula de la universidad, la reparación de tu automóvil, tus vacaciones o cualquier otro imprevisto ha malogrado tus previsiones hasta el punto de poner en un aprieto a tus finanzas, no tienes por qué agobiarte: Creditoro.es está aquí para echarte una mano.

No puedo pagar las últimas facturas, necesito dinero rápido… ¿cómo salgo del apuro?

Los préstamos rápidos te pueden sacar de cualquier apuro en el momento en que más lo necesites. No importa que no dispongas de avales, o que tu historial de crédito esté perjudicado por algún impago inoportuno que manche tu expediente: en Creditoro.es entendemos que la vida da muchas vueltas, y que no siempre podemos estar al 100 % con nuestra capacidad de respuesta ante los pagos. Por más responsables y planificados que seamos, en cualquier momento una factura que no esperábamos, un percance insospechado… puede desbaratar cualquier previsión, incluso las más precavidas.

El proceso de solicitud de préstamos rápidos es rápido y sencillo: entra en Creditoro.es y solicita la cantidad que necesites, cumplimenta el formulario de solicitud, nosotros transferimos tu solicitud hasta que encontramos un prestamista que acepta prestarte el dinero solicitado. Dispondrás del dinero en tu cuenta bancaria en pocos minutos. Así de simple y sencillo, sin complicaciones ni burocracias de ninguna clase. Únicamente deberás tener a mano tus datos personales, un número de cuenta bancaria, tu documento de identidad que acredite que eres mayor de edad y un número de teléfono de contacto: con esto, junto a tu compromiso y tu responsabilidad, en Creditoro.es tenemos lo necesario para echarte un cable en momentos de apuro, ¡y estaremos encantados de poder hacerlo!

Si necesitas dinero rápido, cuenta con nosotros. No dejes que los pagos te abrumen, deja de castigarte repitiéndote «necesito dinero rápido»: aquí tienes la solución para llegar cómodamente a fin de mes. ¡Consigue efectivo hoy mismo con Creditoro.es!

Los préstamos online son créditos rápidos

Mucho se ha escrito sobre préstamos online y los créditos rápidos, sobre todo en los últimos tiempos. Y no es para menos: es una fórmula eficaz que da respuesta a las necesidades de dinero urgente, y una opción a la que acuden cada día más personas sobre todo por las facilidades que supone, y la rapidez en el estudio y la concesión inmediata de los préstamos solicitados.

Frecuentemente los créditos rápidos se asocian a préstamos personales de pequeñas cantidades, es decir, a «minipréstamos» que por lo general no rebasan los 800 euros. Y no es erróneo hacerlo, porque efectivamente los préstamos rápidos son, en parte, eso: pequeños préstamos que nos ayudan a cubrir nuestras necesidades urgentes de efectivo. Sin embargo, ésta definición no es del todo completa.

Un préstamo rápido online, además de ser un préstamo relativamente pequeño también es un producto crediticio exprés, es decir, una solución rápida en todos los sentidos a las necesidades de efectivo de particulares, familias y profesionales. Todo el proceso, desde su solicitud hasta su devolución, es extremadamente rápido, por lo que son una opción perfecta para salir de un bache puntual y olvidarse del asunto en un abrir y cerrar de ojos:

  • El proceso de solicitud se puede realizar completamente online, SMS, o por vía telefónica, y se puede completar en unos pocos minutos, algo impensable para otros productos como los préstamos personales que ofrece la banca tradicional.
  • La comisión encargada de estudiar el caso se pone manos a la obra en el mismo momento en que recibe la solicitud por parte del cliente, y su resolución se emite al cabo de pocos minutos, sin cobrar ninguna comisión por ello. También en eso la diferencia respecto a las entidades financieras tradicionales es sustancial.
  • El dinero concedido por el préstamo solicitado se abona en la cuenta del cliente una vez aprobado, con lo que se puede disponer de él de un modo casi inmediato.
  • La devolución de los préstamos rápidos se fija en semanas, e incluso a veces en días, por lo que el precio que el cliente paga por el préstamo solicitado puede ser ínfimo. Lo habitual es que por cada 100 euros solicitados solo se pague aproximadamente 1 euro al día, así que, cuanto antes se devuelve, menor es el precio a pagar por él.

Queda claro, pues, por qué los créditos online son préstamos rápidos en todos los sentidos; y, por supuesto, también es evidente por qué representan una opción de crédito especialmente indicada para aquellos que, necesitando dinero efectivo de un modo urgente y puntual, no desean acarrear con costosas deudas durante meses, o incluso años.

¿Qué son los créditos rápidos online?

El concepto «créditos rápidos online» surge, en primera instancia y hace ya algunos años, como respuesta a una necesidad social concreta: ofrecer préstamos que tradicionalmente se han venido catalogando como inseguros a aquellas personas, entidades y colectivos que, pese a sufrir grandes necesidades económicas y necesitar dinero rápido, no disponen de acceso a productos de crédito al uso, tales como préstamos personales y créditos para proyectos concedidos por entidades financieras y bancarias.

En un primer momento, los créditos de pequeñas cantidades (microcréditos) estaban orientados a paliar la escasez de recursos financieros de ONG, pequeñas industrias del mundo cultural, entidades educativas y sociales… que no disponían de capital suficiente para financiar sus proyectos y que tampoco contaban con la posibilidad de recurrir a avalistas u ofrecer garantías de ningún tipo para solicitar un préstamo. Es por este motivo que los créditos rápidos se hallan asociados, habitualmente, a los llamados «préstamos inseguros» (préstamos que se conceden con pocas garantías de devolución para el prestamista).

No obstante, de un tiempo a esta parte, han proliferado las compañías que ofrecen créditos rápidos online a familias y particulares, añadiendo al concepto algunas características que lo han enriquecido y conformado del modo en el que hoy lo conocemos.

Créditos rápidos online: dinero rápido y sin papeleos

 

En los últimos años, muchas compañías prestamistas especializadas en créditos rápidos han logrado acercar el crédito al público general, y más concretamente a las personas que, por no contar con avales o no disponer de un historial de crédito intachable, han visto mil y una veces cómo se les cerraban las puertas a la financiación de sus proyectos, a la prestación de ayudas para afrontar pagos puntuales e imprevistos, e incluso a la posibilidad de conseguir dinero rápido para llegar, sin angustias, a fin de mes en temporadas de economía familiar resentida.

Hoy, pues, los créditos rápidos online son préstamos rápidos que se conceden sin papeleos, sin exigencias imposibles de satisfacer para miles de familias, con el añadido extra de ser préstamos exprés, concedidos en pocas horas y mediante los cuales se puede disfrutar de la cantidad solicitada de un modo casi inmediato tras ser aprobada la solicitud del cliente. Gracias a Creditoro.es ésta solicitud se puede realizar completamente online, sin comisiones de estudio o obertura. ¡Dinero rápido y a un precio sin competencia!

Los préstamos rápidos y créditos online

Los préstamos rápidos y créditos online suponen grandes ventajas frente a otro tipo de préstamos, como los préstamos personales tradicionales ofrecidos por las entidades bancarias. Y no solo porque se trate de productos crediticios que no requieren más que de una conexión a Internet para acceder a ellos (que ya es mucho), sino porque tras el título de «préstamos rápidos online» se esconden todo un conjunto de importantes beneficios que marcan una diferencia notable y sustancial, y los sitúan como la opción predilecta por millones de personas que necesitan urgentemente dinero en efectivo para poder afrontar pagos inmediatos.

Préstamos rápidos y créditos online

En pocas palabras, y como su nombre indica, los préstamos rápidos son préstamos express y «micro», es decir, créditos rápidos de cantidades que se cuentan en pocos cientos de euros (normalmente inferiores a 800 €), muchos de los cuales hoy se pueden solicitar, tramitar y devolver por Internet sin necesidad de movernos del sofá, sin tener que desplazarnos a ningún lugar ni dar explicaciones de ninguna clase. Claro está que la mayoría de compañías prestamistas serias, como OkMoney.es y Kyzoo.es, ponen a disposición de sus clientes además de Internet otras herramientas y modos de contacto alternativos para facilitarles la solicitud de préstamos, consultar el estado de sus pagos o dar respuesta a cualquiera de sus dudas. Desde números de teléfono y fax hasta direcciones postales y electrónicas, pasando por aplicaciones para smartphones y chats en vivo, los canales de contacto y comunicación entre la empresa y el cliente son tantos que a veces incluso cuesta elegir cuál es el más cómodo e idóneo para cada caso.

Pero, además de ello, los préstamos rápidos y créditos online también se caracterizan por brindar una gran oportunidad a aquellas personas que no pueden acceder al crédito bancario, ya sea porque no disponen de avales o porque su historial crediticio no les permite superar la evaluación de las respectivas comisiones de estudio. Los préstamos rápidos online no requieren papeleos ni imponen condiciones solo al alcance de unos pocos: con ser mayor de edad, disponer de una cuenta bancaria y un número de teléfono móvil se está en disposición de solicitar préstamos o créditos rápidos online. Y lo más importante: tras ser aprobada la solicitud, el cliente dispone de la cantidad otorgada en pocos minutos, casi de inmediato, en su cuenta bancaria para que pueda disfrutar de ella como lo desee.

Préstamos rápidos como anticipo de nómina

¿Cuántas veces hemos pensado en solicitar un anticipo de la nómina a nuestros jefes o superiores para poder afrontar un pago imprevisto? Seguro que muchísimas. Y la mayoría de las ocasiones, bien por vergüenza, bien porque ya de antemano sabemos que la respuesta será negativa o simplemente porque no creemos en la posibilidad de conseguir dinero fácil, no nos hemos atrevido a hacerlo. O aún peor: si ya hemos pedido otras veces un anticipo de la nómina, solicitarlo nuevamente nos obliga a tener que dar explicaciones que, en ocasiones, no desearíamos tener que ofrecer a nadie.

Así pues, ¿qué opciones nos quedan cuando los pagos nos ahogan y no vemos posible llegar a fin de mes? Antes de tocar el rincón de los ahorros, y más aún si no disponemos de ellos, deberíamos valorar seriamente otras posibilidades que tenemos al alcance de la mano y que no nos exigen más tiempo que el de enviar una solicitud a través de una página web, de correo electrónico o SMS, como la que nos ofrecen los préstamos rápidos online.

Préstamos rápidos anticipo de nómina: dinero rápido, fácil y sin avales

Muchas compañías prestamistas brindan la oportunidad a sus clientes y usuarios de conseguir dinero rápido solicitando préstamos frecuentemente de hasta 800 euros sin tener que dar explicaciones, sin exigir avales y sin papeleos, de un modo sencillo y sin complicaciones, sin tener ni siquiera que movernos del sofá.

Da lo mismo si necesitas efectivo para pagar las reformas de tu casa, abonar la factura del mecánico, comprar el material y los libros de la escuela de tus hijos o incluso darte un capricho extra, en Kyzoo no te vamos a pedir que rindas cuentas con nosotros: confiamos en tu criterio y responsabilidad, y si necesitas un anticipo de tu nómina no te vamos a poner ningún impedimento para que solicites un préstamo con nosotros que te ayude a aligerar tus cargas para llegar a fin de mes.

Entra en nuestra página web Creditoro.es, usa la herramienta de cálculo que tienes a tu disposición completamente gratis para conocer los detalles de pago del préstamo que necesites, y completa el proceso de solicitud sin mayores complicaciones. Alternativamente haz clic en el banner que te enlaza con tu financiera favorita y en pocos minutos recibirás una respuesta, para que en pocas horas puedas estar disfrutando de tu anticipo de nómina libremente y sin ataduras. Tan solo necesitas ser mayor de edad, disponer de un número de teléfono móvil y contar con un número de cuenta bancaria para que se te ingrese ese anticipo de nómina. ¿Dinero fácil y rápido, verdad? ¡Pues no esperes más! En Creditoro.es estaremos encantados de recibir tu solicitud y darte el empujoncito que necesitas para afrontar esos incómodos pagos imprevistos.

Todo lo que necesitas saber acerca de los préstamos rápidos sin papeleo

Los préstamos rápidos no revisten grandes dificultades de comprensión. Son, a diferencia de sus primos hermanos —los préstamos personales ofrecidos por entidades financieras y bancarias tradicionales—, préstamos claros y muy útiles para conseguir dinero fácil, que no entrañan secretos ni kilómetros de letra pequeña en sus contratos.

Si bien es cierto que antes de firmar cualquier contrato o compromiso por escrito o a través de la web del prestamista, debemos leer atentamente las condiciones que expresan (en el caso de los préstamos rápidos y en cualquier otro, claro está). Lo más importante que debes saber sobre ellos te lo contamos a continuación, de un modo breve y esquemático para que en un par de minutos te hagas una idea clara de en qué consisten y cómo te puedes beneficiar de ellos.

Préstamos rápidos: todo lo que necesitas saber sobre cómo conseguir dinero rápido con préstamos personales sin papeleo

Los préstamos rápidos son préstamos personales especialmente pensados para particulares y profesionales que necesitan, puntualmente, de dinero rápido, de una ayuda económica para dar respuesta a pagos imprevistos, necesidades de dinero fácil y urgente, o facturas que rebasan su capacidad habitual de respuesta financiera. No son adecuados para cubrir grandes deudas ni reparar economías perjudicadas de un modo estructural, ya que suponen asumir una nueva deuda; sin embargo, son ideales para poder pagar el material escolar, las matrículas universitarias, las vacaciones o una merecida escapada, afrontar la reparación del coche… etcétera.

Los préstamos rápidos online son préstamos de pequeñas cantidades, normalmente inferiores a 800 euros, a devolver en un breve espacio de tiempo (desde pocas semanas hasta días), por lo que la deuda contraída con el prestamista no se arrastra penosamente durante meses, como ocurre con otros préstamos.

Los préstamos rápidos, habitualmente, se pueden solicitar, conceder y gestionar completamente online, de un modo cómodo y sencillo, además de extraordinariamente rápido.

Aunque los préstamos personales por Internet se acostumbren a conceder con unos intereses bastante más elevados de los que ofrecen las entidades financieras tradicionales, compañías como VIVUS o WONGA trabajan con préstamos al 0 % TAE, y solo aplican una comisión mínima y fija por cada cantidad concedida.

Los préstamos y créditos rápidos se conceden al cabo de pocos minutos de ser aprobada la solicitud; en algunos casos como sucede con VIASMS.ES y CREDITOMOVIL.ES incluso las 24 horas del día los 7 días de la semana, haciendo posible que el cliente disponga del dinero solicitado fácilmente.

Dinero rápido: cómo planificar para reducir tus gastos

La planificación es fundamental en cualquier proyecto económico, incluso si se trata de un proyecto personal o familiar, máxime cuando la necesidad nos urge a conseguir dinero rápido. Y es que las finanzas domésticas, como las profesionales, sin una planificación que contemple detalladamente los gastos y los ingresos, los posibles percances, las posibilidades de ahorro y todo aquello con lo que nos enfrentamos diariamente están, irremisiblemente, condenadas al fracaso.

Una correcta planificación financiera no reviste ninguna dificultad, aunque quien la lleve a cabo sea profano en materia económica y contable. Tan solo requiere de tres valores fundamentales, que cualquiera es capaz de ponerlos en práctica si se lo propone: voluntad, responsabilidad y compromiso.

Dinero rápido: cómo planificar para reducir gastos de un modo constante, inmediato y efectivo

Si disponemos de una voluntad firme para planificar gastos e ingresos, si somos responsables y sinceros con nuestra planificación y nos comprometemos con ella, los resultados no tardarán en hacerse bien visibles. El resto, en lo que a planificación se refiere, es solo una cuestión técnica que trataremos de explicitar a continuación para que tu plan financiero resulte en un ahorro evidente, constante y efectivo, sobre todo reduciendo gastos en los quehaceres más cotidianos.

Para ello, lo primero que debemos establecer en nuestra planificación son los ingresos totales con los que contamos a fin de mes. Esto es más o menos sencillo y rápido de realizar, por lo que nos fijaremos en lo que más nos interesa ahora: la planificación de los gastos con el fin de reducirlos en todo lo posible.

Dispuestos los ingresos, y preparados para afrontar el apartado de gastos, en él diferenciaremos entre los que son irreducibles (hipotecas, préstamos personales, cuotas de colegios, etc.) y aquellos que nos permiten un mayor margen de maniobra, tales como desplazamientos, comida, suscripciones, viajes, ocio…

Entre estos gastos que se prestan a un mayor ajuste, a su vez también distinguiremos aquellos que sean prescindibles de los que sean absolutamente necesarios: por ejemplo, no es lo mismo prescindir de una suscripción mensual a una revista, que hacerlo del transporte al trabajo o la comida, que claramente no pueden ser recortables en su totalidad. Tras hacer esta división, tendremos por un lado aquellos gastos que podemos recortar totalmente, con un claro resultado en positivo para el ahorro, y aquellos otros que, pese a ser gastos imprescindibles, nos permiten reducirlos y ajustarlos de algún modo. Por ejemplo:

Usa el transporte público siempre que te sea posible, y compra abonos mensuales para reducir su coste. En el caso de que tengas que desplazarte en tu automóvil particular, procura compartir el viaje y los gastos con otras personas.

Compara ofertas entre distintos supermercados y aprovecha los bonos de descuento que algunos comercios ponen a disposición de sus clientes.

Realiza siempre tus compras de un modo ordenado, planificándolas previamente (usando una lista de la compra, por ejemplo) y evita en todo lo posible la compra compulsiva.

Una buena planificación es el primer paso para empezar a ahorrar: te muestra en qué aspectos puedes recortar tus gastos, cuáles de ellos son prescindibles y con qué margen cuentas para el ahorro. Si necesitas dinero ya mismo, y te propones seriamente planificar tus finanzas domésticas, ten por seguro que los resultados superarán con creces tus expectativas y verás cómo tu situación financiera, incluso a muy corto plazo, mejorará en tu beneficio propio y el de toda tu familia.

Préstamos seguros versus préstamos rápidos pero inseguros: ¿qué diferencia hay?

Un préstamo no deja de ser una operación financiera que, aunque sea de poca cantidad, como tal siempre entraña un riesgo tanto para la parte solicitante como para el prestamista que lo concede. Por eso, es habitual que se hable de préstamos seguros contraponiéndolos a los préstamos rápidos e inseguros, que como su mismo nombre indica ofrecen, en el primer caso, una mayor seguridad (principalmente para el prestamista) y, en el segundo, más rapidez pero una mayor inseguridad (para el prestamista, claro).

En resumidas cuentas, un préstamo seguro para el prestamista es aquél que se concede con las suficientes garantías de devolución, obtenidas bien porque el solicitante ostenta una situación financiera a salvo de todo riesgo, que le permite responder de su deuda en cualquier momento por sus propios medios, bien porque se incluyen, en el préstamo, a terceros o avalistas que responden con su propio capital o bienes por el solicitante. Claro está que, en el caso de no satisfacer la deuda en los términos pactados, el prestamista en este caso trasladará la responsabilidad a los avalistas, que deberán sufragar la deuda del primero.

Los préstamos inseguros son la otra cara de la moneda: aquellos préstamos que se conceden sin garantías, o con pocas garantías por parte del solicitante, se consideran inseguros para el prestamista, que normalmente compensa esta inseguridad cargando al préstamo con unos intereses (o costos en caso de cobrar interés) muy superiores a los habituales, ofreciéndole un mayor beneficio acorde con el riesgo que asume con la concesión del préstamo.

Las entidades bancarias tradicionales operan con préstamos seguros e inseguros, pero siempre dentro de unos límites que ellas consideran razonables: un historial de crédito dañado o la completa ausencia de avales queda, habitualmente, fuera de esos límites, con lo cual muchas personas ven directamente vetada cualquier posibilidad de acceso a crédito, aunque sea a costa de asumir el pago de unos intereses desorbitados.

Las compañías de préstamos rápidos y créditos online como CASHPER.ES están especializadas en lo que tradicionalmente se ha venido llamando préstamos inseguros, aunque en el caso de QUEBUENO.ES y pese a no requerir avales de ninguna índole, tampoco aplica tasa de interés que eleven el coste de sus préstamos a cantidades desorbitadas. Al contrario, QUEBUENO.ES cobra solo una comisión de menos de un euro al día por cada 100 € prestados, con lo que el cliente paga única y exclusivamente por los días que tarda en devolver las cantidades otorgadas, independientemente del tiempo por el que se haya concedido el préstamo. Es decir, si un préstamo de 100 € concedido por un mes se devuelve al cabo de una semana, el cliente solo paga 7 euros, ¡ni uno más!

El pago de tus préstamos rápidos: entendiendo el proceso

La mayoría de los prestamistas de créditos rápidos permiten a sus clientes devolver el préstamo antes del plazo establecido en el contrato inicial. Esta opción es especialmente interesante para ahorrar unos cuantos euros en la comisión del préstamo. Desde Creditoro.es te recomendamos que hagas uso de esta opción tanto como te sea posible.

Cuando se solicitan préstamos personales a un banco, aparte de las comisiones de estudio y apertura (que normalmente oscilan entre el 1 % y el 2 % del total), es habitual que también se imponga una tasa de cancelación, es decir, que se cargue un porcentaje que se deberá abonar en el caso de devolver el préstamo antes de tiempo, para compensar a la entidad por los beneficios que esperaba obtener mediante los intereses aplicados al crédito y que, al ser devuelto antes de tiempo, ya no obtendrá. Esta tasa, claramente penalizadora, es para muchos incomprensible: si cumplo con los términos de mi contrato y devuélvo el préstamo incluso antes del tiempo previsto, ¡me castigan por ello!

En el caso de los préstamos rápidos online, además de no tener que pagar ni comisiones de estudio ni tasas de cobertura (por lo general), tampoco existe ningún tipo de penalización. Es decir, si devuelves tu préstamo antes de tiempo, ¡mejor para todos! Es por eso que, aparte de no penalizarte, muchos prestamistas te compensan por ello. ¿De qué modo?

Pongamos un ejemplo: solicitamos un préstamo de 200 euros en PRESTAMO10.ES que nos comprometemos a devolver en 30 días. Sabemos que PRESTAMO10.ES no nos cobrará por el mero hecho de concedernos ese préstamo, y ni mucho menos por haber estudiado nuestra solicitud. Y si se nos ha concedido el préstamo el día 1, con fecha límite a fin de mes para su devolución (préstamo a 30 días), PRESTAMO10.ES esperará que el día 30 ingreses la cantidad prestada cumpliendo con tu palabra y con lo expresado en el contrato, cobrándote 1 € al día por cada 100 euros prestados. Pero, ¿qué ocurre si devuelves antes de esa fecha la totalidad del préstamo? Pues nada… ¡o más bien sí! PRESTAMO10.ES te descontará del total de lo que deberías pagar por él (en el caso de 200 euros a 30 días, 60 €) todos los días que falten para el término fijado. Así, si lo devuelves el día 20 de ese mismo mes, PRESTAMO10.ES te descontará los 10 días que faltan para fin de mes, ¡ahorrándote 20 euros y premiándote por tu compromiso! Como ves, ¡nada que ver con los préstamos tradicionales y con otros créditos rápidos!

Préstamos personales responsables

Los préstamos personales deben ser utilizados únicamente para financiaciones a corto plazo y no se deben tomar como una solución de los problemas financieros a largo plazo.

Los clientes de Creditoro.es tienen el derecho a:

  • Tener acceso a un préstamo de confianza.
  • Conocer cuánto costará su préstamo antes de solicitarlo.
  • Saber que no pagará más de lo debido.
  • Saber que está protegido.

Ampliación del préstamo

En ocasiones nos encontraremos en la necesidad de ampliar el pazo de devolución de un micropréstamo, tal vez por que nuestro salario se retrasa o por que simplemente nos ha surgido otro problema que debe ser afrontado con prontitud y nos obliga a usar el dinero que habíamos planeado para la el repago del préstamo. La prórroga de un minipréstamo consiste en una extensión de su plazo original que habitualmente suele ser del mismo tiempo por el que lo solicitamos la primera vez. Algunos prestamistas como VIVUS.ES te permite aplazar el préstamo a través de tu área personal en su página web, pero no siempre es así, por ejemplo con QueBueno.es no es posible prorrogar el préstamo inicialmente pactado. Por eso te recomendamos leer las preguntas más frecuentes en la página de cada prestamista para familiarizarte con sus productos.

Microcréditos Rápidos

Los microcréditos, más que un producto financiero específico, son una fórmula crediticia para conseguir dinero urgente y diseñada, en sus inicios, para financiar y sufragar proyectos de un cierto interés público a personas y colectivos con dificultades de acceso a préstamos, ya sea porque no disponen de avales, bien porque su historial de crédito les condiciona hasta el punto de vetarles el acceso al mismo.

Como su nombre indica, los microcréditos son créditos de un volumen discreto que, por este motivo, resulta sencillo devolver al prestamista evitando así generar grandes deudas que empeoren la situación financiera de quien lo solicita. Y si bien en un principio los microcréditos se concedían, habitualmente, desde instituciones públicas e institutos de crédito asociados a las administraciones estatales, autonómicas, regionales e incluso locales, solo disponibles mediante un largo y complicado proceso de solicitud y concesión, hoy son una fórmula adoptada por prestamistas privados, ajena a concursos y concesiones públicas, y al alcance de cualquiera.

Los microcréditos que permiten conseguir dinero urgente

La evolución del concepto, que ha facilitado el acceso a los microcréditos a millones de personas en todo el mundo, beneficia sobre todo a los que, por motivos diversos, necesitan dinero en efectivo de un modo urgente y no tienen acceso a los productos crediticios de tipo tradicional porque no disponen de avales o porque cuentan con un historial de crédito que no cumple con los requisitos mínimos exigidos por las instituciones bancarias. Así, hoy, los microcréditos que se pueden solicitar a través de portales como Creditoro.es se definen por ser:

  1. Préstamos de tipo personal concedidos a personas físicas con dificultades de acceso a crédito porque no disponen de avales, o porque cuentan con un historial de crédito deficitario.
  2. Préstamos de pequeñas cantidades, habitualmente de cientos de euros, a devolver en espacios cortos de tiempo que oscilan entre los pocos días hasta un número limitado de semanas, evitando así generar deudas mayores por la acumulación de intereses de demora.
  3. Préstamos concedidos de un modo casi inmediato, pudiendo disponer de las cantidades solicitadas en pocos minutos tras ser aprobada la solicitud.
  4. Préstamos concedidos y gestionados a distancia por parte de los prestamistas, ya sea online o vía telefónica (SMS), facilitando el acceso a los mismos y agilizando el proceso de estudio y la aprobación de las solicitudes recibidas.
  5. Préstamos sin burocracia: los microcréditos publicitados en empresas como Creditoro.es no imponen más requisitos al solicitante que el de ser mayor de edad, acreditar un domicilio habitual y demostrar que se dispone de ingresos mensuales fijos; con ello, ya se puede solicitar la cantidad que se desee y paliar, con ello, cualquier necesidad de dinero urgente.

Micropréstamos

Los micropréstamos son la solución perfecta cuando las urgencias financieras te pillan de improviso.

El formulario de solicitud online de Creditoro.es es simple y sencillo. En pocos minutos accederás a un préstamo de hasta 800 EUROS y gracias a la tecnología multioferta te garantizarás una respuesta positiva a tu solicitud. Gracias a el novedoso proceso de solicitud de Creditoro.es con una sola solicitud de préstamo accederás a numerosas ofertas de préstamos, asegurándote que consigues lo que buscas. Lo habitual en al buscar un préstamo es tener que cumplimentar un formulario en la página del prestamista que nos interesa, pero si esa solicitud no es aprobada (y en algunos casos esta respuesta puede tardar más de lo que nos gustaría) tenemos que empezar todo el proceso en la página web de otro prestamista. Esto es un proceso lento y penoso, y casi desesperante, porque puede llevarnos horas encontrar un prestamista que nos quiera prestar esos 300 EUROS.

En Creditoro.es puedes solicitar entre 1€ y 800€, en función de tus circunstancias. Tu solicitud cumplimentada correctamente es enviada simultáneamente a mas de una veintena de prestamistas, el primero en responder con un “SI” será el que se encargará de tramitar tu solicitud hasta que te deposite el importe en tu cuenta bancaria. Con este moderno sistema y único en España te aseguras acceder a un préstamo con una sola solicitud de préstamo, ahorrando tiempo y esfuerzo y mejorando tu calidad de vida de una forma notable. Como decimos en Creditoro.es “deja de buscar y empieza a disfrutar”.

En Creditoro.es aceptamos solicitudes cada día de la semana y a cualquier hora del día y de la noche.


Consigue tu crédito hoy,
y siéntete como un toro
Pide 300€, puede salirte gratis
Hasta 5.000€ si tienes nómina
Hasta 30.000€ con garantía hipotecaria






80%
Aprobados
Puedes conseguir tu préstamo cada vez si estás en ASNEF con menos de 1.000€ y empleado
N° 1
Broker en España
Accede a decenas de financieras con una solicitud ahorra tiempo y obtén resultados
Gratis
La primera vez
Tu primer préstamo puede salirte gratis solicitando hasta 300€ a 30 días